jueves, 12 de enero de 2017

Antes y ahora

Antes yo le daba vueltas a las vueltas y me volvía del revés. Ahora corro detrás de las hormigas. Daba bonitas piruetas en el aire, de ejecución perfecta y mejor resultado a la vista. Ahora me tiro en el suelo haciendo la croqueta. Antes temblaba; todo el tiempo; desde que pensaba mi proeza hasta que tocaba tierra. Ahora camino con firmeza de la mano que me lleva a oler las flores de los parques. Antes cerraba los ojos y solo veía todo lo que podía fallar. Ahora nunca lo hago, cerrar los ojos, por lo que me pueda perder: la primera lluvia, la enésima patada a un balón, descubrir el complejo funcionamiento de la rueda, dar de comer a las arañas, contarle a Hipo el cuento de los globos, que venga el pirata con sombrero de patata, tocar la batería en las cazuelas o la guitarra en una sartén.

Yo antes soñaba con escribir literatura, y ahora a veces hago esto, y esto me hace muy feliz. Porque yo antes era una cosa y ahora soy otra bien distinta.



viernes, 25 de septiembre de 2015

m

Dos años después se me ha puesto la vida del revés. La casa de be que con tanto esmero había construido se encuentra ahora en un guardamuebles y sobreviviendo en rincones de otra casa de be a partes iguales.
Los jarrones en cajas de embalaje esperando alguna futura mudanza, las flores repartidas en alguna bolsa deslocalizada, la consola china acumulando polvo, y el sofá no quiero ni pensarlo.
La vida patas arriba, subiendo lo delicado, bueno, no, lo peligroso, bueno, no, mejor guardándolo. Porque m ha aprendido a gatear muy rápido, a agarrarse de lo primero que pilla para ponerse de pie muy rápido, a escupir la papilla sobre las paredes muy rápido. Todo a velocidad de la luz. La vida nueva, que empuja las jofainas viejas y las vajillas vintage. Y tú jugando una vez más al tetris con estanterías, mesas, sillas y sofás para que quepa todo en menos espacio y, sobre todo, para que haya suelo por el que arrastrar la barriga.
Casi ocho meses de nueva vida, de felicidad muy ñoña y alguna lágrima de no poder más de cansancio, de discusiones con M (esto de criar), de constantes cambios cuando todos recomiendan rutina, de no cambiar de bolso por no pensar.
Y esta, en definitiva, ha sido la causa principal de este parón. Ha habido otras antes, pero esta ha sido la principal, la más importante, la más grande, la que de verdad me ha puesto del revés como a un calcetín (sí, también ir con el calcetín al revés algún día).

viernes, 13 de diciembre de 2013

De pintxos por el casco antiguo

Porque aunque dicen que de Madrid al cielo, también hay vida allende la M50. Así que si estás cerca de Bilbao, tienes la oportunidad de pasarte este fin de semana por este mercado de domingo (¿rastro?) tan particular: The Sunday Market.

Y qué hacer el resto de fin de semana? Pues disfrutar de tomarte unos txacolis y degustar alguno de esos exquisitos pintxos de la cocina vasca, por el casco viejo. Así que anímate, y luego, ¡me lo cuentas!

                                  

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...